Bienvenidos a la Senda del Cervigón

LA SENDA DEL CERVIGÓN es una increíble ruta costera que discurre entre Gijón y la playa de la Ñora, en Villaviciosa. Nueve kilómetros de distancia en cada sentido en un trazado entre acantilados y vegetación con el mar Cantábrico a nuestro lado. Naturaleza en estado puro a tan sólo un paso de la ciudad. Si te gusta caminar, no puedes perdértela.

Esta preciosa ruta es muy sencilla de realizar. Es ideal si vas en familia o con grupo de amigos y apta para todo tipo de público en general. Tiene su inicio en la Playa del Cervigón, más conocida como la Playa del Rinconín, muy cerca del centro de Gijón, pero puedes acceder a ella desde otros puntos y acortar o alargar tu recorrido tanto como desees.

Encontrarás varios aparcamientos a lo largo de la senda desde los que acceder, la mayoría rodeados de naturaleza y con áreas cercanas donde descansar o hacer picnic. Los verás en el siguiente mapa y enseguida te cuento sobre ellos:

ACCESO JUNTO HOTEL ABBA PLAYA

PARKING DEL RINCONÍN

PLAYA DE PEÑARRUBIA

MIRADOR DE LA PROVIDENCIA

PARKING DE SERÍN

PARKING DE LA ÑORA

DÓNDE COMENZAR LA SENDA DEL CERVIGÓN. DECIDE TU ACCESO:

El recorrido de la senda del Cervigón comienza al final del Muro (que es como los gijoneses llaman al Paseo Marítimo de la ciudad) junto a la Punta del Cervigón y la playa del mismo nombre. Desde aquí un camino empedrado te llevará hasta el precioso mirador de la playa de la Ñora, desde el que podrás hacer unas fantásticas fotos y después bajar a la playa para darte un merecido baño.

Playa de la Ñora de Villaviciosa en Asturias

El trayecto te llevará alrededor de tres horas y media o algo más si decides alargarla. Si te alojas en el centro puedes extenderla un par de kilómetros comenzando en el barrio de Cimadevilla. Aquí, desde el Cerro de Santa Catalina, junto a la imponente escultura del Elogio del Horizonte podría ser un buen lugar y con unas preciosas vistas sobre el Cantábrico.

Después sólo tienes que dirigirte hacia la playa de San Lorenzo, presidida por la Iglesia de San Pedro, y continuar caminando mientras rodeas la bahía hasta la última escalera, la número 24. Encontrarás este paseo muy animado ya que es una de las zonas preferidas por los gijoneses para caminar ¿Y no es extraño, verdad?

Iglesia de San Pedro en la Playa de San Lorenzo de Gijón

Una vez allí, junto a la playa del Cervigón (o Rinconín), habrás llegado al inicio de la ruta.  Por el contrario, si no quieres hacer tantos kilómetros y decides acortarla, puedes dirigirte en coche a otros accesos. Dependiendo del que elijas, el paisaje será más o menos urbano. Al principio el mar baña las playas cercanas a la ciudad, pero en seguida estarás inmerso en plena naturaleza.

Hórreo en la Senda del Cervigón en Asturias

Estos son los lugares desde los que puedes incorporarte:

Junto al Hotel Abba Playa: aunque este acceso está antes de la Punta del Cervigón, tiene una zona cercana donde puedes aparcar con comodidad, motivo por el que he decidido incluirlo. Está próximo a la desembocadura del río Piles, en la zona que los gijoneses llaman el Tostaderu a unos 500 m del inicio de la ruta. En tu camino encontrarás restaurantes y terrazas con buenas vistas y también una de las primeras esculturas del camino; “Sombras de luz”, cuatro planchas de acero representando las cuatro estaciones.

El Parque del Rinconín: también es conocido Parque del Agua. Muy cerca encontrarás un aparcamiento para vehículos y caravanas y una zona residencial donde puede que también encuentres sitio. Saliendo en dirección a la playa llegarás un poco más arriba de la Punta del Cervigón (con la escultura de la Madre del Emigrante) prácticamente a la altura de la Playa del Rinconín.

Parque del Agua en el Rinconín Gijón

El Parking de Peñarrubia: En este acceso ya habrás dejado atrás la ciudad y estarás inmerso en el entorno rural disfrutando de la naturaleza. Desde este parking tienes acceso a la playa de Peñarrubia, que puedes atravesar para continuar la ruta o dirigirte directamente a uno de los senderos. Eso sí, ten en cuenta que se trata de una playa nudista y que desde aquí tienes unos 7 kms por delante hasta completar el recorrido.

El Parque del cabo San Lorenzo (en la Providencia): Si te decides por este aparcamiento, llegarás a un inmenso parque presidido por una escultura en forma de proa de barco a la que puedes subir para disfrutar de las vistas. También verás otros senderos cercanos a la costa desde los que puedes avistar el Islote Tortuga, que se encuentra en esta zona.

Mirador de la Providencia en Gijón

El Parking de la playa de Serín: si te incorporas en este tramo en seguida estarás ante uno de los mejores paisajes de la ruta. Merece la pena caminar primero hacia la izquierda (mirando de frente al mar) en dirección al Hotel La Colina para no perderse las increíbles vistas de los acantilados y después volver sobre tus pasos para continuar entre eucaliptos hacia el mirador de la Playa de Serín. Desde aquí estarás a unos 5 kms hasta el final de la ruta.

Vista del parking de la playa de Serin

La Playa de Estaño: este aparcamiento te lleva directo a la playa y al chiringuito El Indio, que se encuentra casi metido en la arena. La senda discurre por la ladera más arriba así que para seguirla estáte atento al cartel que indica “senda peatonal” antes de la bajada al parking de la playa.

El Parking de la Playa de la Ñora: este parking que está en un entorno natural precioso se encuentra al final de la ruta. Tiene bancos cercanos para hacer picnic o descansar y desde él puedes tomar un sendero o bajar unos escalones hasta el mirador de la Ñora y su bonita playa.

Vista del Parking de la Ñora

Por último, si decides usar el transporte público, hay dos líneas de autobús que parten de Gijón de la empresa Emtusa la L-14 y la L-25 que puedes utilizar. Las paradas más cercanas a la senda se encuentran a 600 mts (en la parada de Peñarrubia) a 800 mts (en la de la La Granja) o a 1100 (en la de la Cuesta de Luciano) Aunque en mi opinión, tratándose de una ruta tan accesible desde la ciudad, lo mejor es evitar esperas en las paradas y realizarla a directamente a pie.

LA SENDA DEL CERVIGÓN Y SUS INCREÍBLES PAISAJES

La senda del Cervigón es una de esas cosas que no debes perderte cuando visites Gijón. Además de dedicar tiempo a conocer el centro de la ciudad, merece mucho la pena conocer esta ruta tan cercana que te ofrece unas preciosas vistas de la costa asturiana.

Vistas desde la Senda del Cervigón

Acantilados, miradores, playas naturales y una abundante vegetación te dan la bienvenida, salpicada por enormes esculturas en el camino y hasta un punto desde el que hacer parapente.

Desde que inicias el recorrido en la Punta del Cervigón, es un espectáculo ver el mar batiéndose y si tienes la suerte de contar con un día soleado, el contraste de verdes y azules es una auténtica preciosidad.

EL ITINERARIO DE LA RUTA

Punta del Cervigón – El Rinconín – Playa de Peñarrubia – El Parque de la Providencia – Colina del Cuervo – Playa de Serín – Playa de Estaño – Playa de la Ñora

Comenzando en la Punta del Cervigón lo primero que encontrarás es la emblemática escultura de la Madre del Emigrante, que está dedicada a todas esas mujeres que despedían a sus hijos y a sus maridos cuando se hacían a la mar, con la incertidumbre de si volverían a verse. Es una escultura de bronce, de grandes dimensiones en cuyo rostro se aprecia una enorme tristeza.

Estatua de la Madre del Emigrante en la Punta del Cervigón

Al principio no fue bien acogida por los gijoneses, que la encontraron demasiado moderna para su época, allá por 1970. Tanto es así que desde entonces la bautizaron como  La Lloca del Rinconín (La Loca del Rinconín) y es muy posible que la oigas nombrar de este modo.

No será la única escultura que encontrarás en el camino. Un poco más adelante cuatro eslabones de acero se entrelazan formando la escultura Solidaridad. Simbolizan “el abrazo por encima de las ideologías y las discrepancias” según palabras de su autor, Pepe Noja y en los días claros reflejan el paisaje circundante como si fuera un espejo.

Escultura Solidaridad en Gijón

Muy cerca del Camping de Gijón comienza una pequeña subida donde hallarás otra de las esculturas de la ruta. Está realizada en mármol y es frecuente encontrar a gente descansado en alguno de sus bloques blancos incrustados en la roca. 

Enseguida la ruta se va adentrando hacia la costa oriental y dejarás atrás a aquellos que iban patinando o montando en bicicleta para encontrar cada vez más senderistas preparados para largas caminatas. La ciudad se va desdibujando y ante ti irá apareciendo la impresionante línea de este litoral.

Vista de la Playa del Rinconín en Gijón

Estás en dirección a la playa de Peñarrubia , una playa pequeña entre grandes acantilados donde, recuerda, se practica el nudismo.

Tras ella encontrarás la escultura Nunca Más, un homenaje a las víctimas del Holoacusto y enseguida llegarás al área recreativa Joaquín Rubio Camin; una gran pradera con mesas, bancos y preciosas vistas donde merece la pena sentarse a descansar y sacar los bocadillos (si es que los has llevado) Desde aquí el camino comienza a ascender hacia el Parque de La Providencia.

Pronto verás aparecer varios senderos. Algunos discurren muy cerca del mar y otros suben hacia el Mirador de la Providencia, que es una gran escultura en forma de proa de barco a la que puedes subir para tomar unas excelentes fotografías. ¿Habías subido antes a alguna?

Escultura en el Parque del Cabo San Lorenzo

Todo el parque, que en realidad recibe el nombre de Parque del Cabo San Lorenzo, se asienta sobre unos terrenos que fueron de uso militar y que la ciudad adquirió en 1994. Verás un pequeño parque infantil con un par de columpios y también una curiosa escultura llamada “Paisaje Germinador” que mide casi tres metros de altura. Es difícil saber qué representa, así que puede ser cualquier cosa que tu imaginación quiera darle.

Escultura Paisaje Germinador en la Providencia

Y si a estas alturas no sabes con qué vistas te quedarte, espera a ver lo que te espera a continuación. Dejando atrás este Cabo y el pequeño islote frente a él, Islote Tortuga, llegarás a la playa de Serín y al Hotel la Colina. Desde aquí comienza, en mi opinión, la parte más espectacular de la ruta. 

La línea de acantilados que dibuja el Cantábrico es asombrosa, de auténtica postal. No es de extrañar que éste sea uno de los puntos elegidos para la práctica de parapente. Todo un lujo para los atrevidos que se lanzan a contemplar esta zona a vista de pájaro.

Acantilados de la costa Asturiana

A estas horas quizá te alegre saber que te encuentras cerca de un par de buenas opciones para comer rico y casero:

  • A pocos metros del Hotel la Colina (en dirección a la Ermita de la Providencia, que de paso puedes ver) se encuentra el Restaurante el Hórreo, un merendero donde probar algunos platos típicos de la cocina asturiana.
  • Muy cerca del estacionamiento de la Playa de Serín, está el restaurante La Posada Blanca. Tiene un menú con tres platos más el postre (sí, has leído bien) tras el que quizá cueste un poco proseguir la caminata… Si te parece demasiado, puedes encargar una tortilla y comerla más adelante en cualquier playa o área recreativa que seguirás encontrando…

Pasado el Hotel La Colina y una vez que dejes atrás el parking de la Playa de Serín, comienza una zona de subida entre eucaliptos que te llevará a varios miradores naturales. Merece la pena parar y disfrutar de esta explosión de naturaleza, donde verás un montón de especies autóctonas que crecen silvestres. 

Senda del Cervigón en Asturias

Después del mirador de la Playa de Serín las vistas siguen siendo impresionantes. El camino empedrado te conducirá hacia las inmediaciones de la Playa de Estaño. Puedes bajar hacia ella o continuar la ruta siguiendo las indicaciones de la senda.

La playa de Estaño no es una playa demasiado grande, por lo que quizá te resulte interesante si viajas con niños, además tiene un chiringuito llamado El Indio en la misma playa y un parking al lado para que puedas acceder cómodamente.

Playa de Estaño en el litoral asturiano

Desde aquí nos acercamos al final de la ruta; un último esfuerzo nos conducirá hasta el Mirador de la playa de la Ñora. A medida que te acercas, el agua entre los árboles va  cambiando de color anunciando la cercanía de esta precisosa playa, que marca el límite entre Villaviciosa y Gijón.

En los meses de verano es una playa muy concurrida, con un paisaje espectacular, de esas en las que la vegetación llega casi hasta el mar, como si quisiera darse un baño. Si tú también quieres hacerlo, sólo tienes que bajar los escalones que te separan de la playa (¡ojo!, no olvides consultar la tabla de marea y ten encuentra estos importantes consejos para visitarla)

Vista de la Playa de la Ñora entre árboles

Y con esto habrás llegado al final de esta increíble senda. ¡Espero que la hayas disfrutado! Si es así,  no olvides compartir este recorrido en Redes… quizá en las próximas vacaciones alguien se anime a recorrerla contigo…

Esta entrada tiene 6 comentarios

  1. Montcid

    Bonito relato y fotos, invita a visitar asturias

    1. Carmen H

      ¡Muchas gracias! Es una ruta con unos paisajes impresionantes, como el resto de Asturias… ¡Gracias por leerme!

  2. Sonia

    Gracias, no conocía está ruta, este verano cuando vaya la haré, es muy bonito el recorrido y perfecta en cuanto a tiempo para recorrerla en una mañana o tarde o incluso pasar el día y comer de picnic viendo esos impresionantes paisajes.

    1. Carmen H

      Si, es un plan perfecto para pasar el día!! Gracias por leerme!

  3. Alejandro

    Que bonita ruta y explicado al detalle. Os sigo desde el principio, deseando poder viajar con vuestros consejos

    1. Carmen H

      ¡Muchas gracias por tus palabras y por leerme! ¡Ojalá podamos viajar muy pronto! Ya queda menos…Un saludo

Deja una respuesta

¡Comparte en redes sociales!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp