Bienvenidos a Gijón

Gijón es una bella ciudad del Principado de Asturias que mira de frente al mar Cantábrico. Sus playas son parte fundamental de su día a día y sus habitantes acuden a ellas en cualquier estación para darse un baño. En Gijón se habla de olas y de mareas y se practican surf y otros deportes náuticos.

A su vez es una ciudad rodeada por naturaleza, por bellos montes y prados a los que llegarás en cuanto te alejes un poco del centro. Una afortunada mezcla que dota a la ciudad de una excelente materia prima con la que elaboran sus exquisitos platos y que han convertido a la gastronomía asturiana en una marca de calidad y excelencia.

GIJÓN

PLAYA DE PONIENTE

PLAYA DE San Lorenzo

CIMADEVILLA

CÓMO LLEGAR A GIJÓN

Existen varias formas de llegar a Gijón aunque probablemente las más cómodas sean tomando un avión o en tu propio coche.

El aeropuerto de Asturias se encuentra a 40 kilómetros de la ciudad y está comunicado con las principales ciudades mediante la empresa de autocares ALSA. El trayecto a Gijón dura aproximadamente 45 minutos y te dejará en su estación, muy próxima al centro. 

El edificio de su estación es un ejemplo del modernismo que vas a encontrar en otras zonas y aunque algo desvencijado, tiene una bonita estética y mucho encanto, ¿no crees?

Fachada estación autobuses Alsa de Gijón

Desde el aeropuerto puedes también optar por un taxi, lo que te costará alrededor de 50 euros o quizá prefieras hacerte con un coche de alquiler. La recogida será sencilla y cómoda ya que Asturias tiene un aeropuerto pequeño y muy manejable.

Descarta los trayectos en tren a no ser que estés viajando desde Madrid. Desde cualquier otro punto las conexiones son muy lentas y poco frecuentes.

DONDE ALOJARSE EN GIJÓN

Gijón es una ciudad muy cómoda y agradable para recorrer caminando por lo que te sugiero alojarte en el centro o cerca de él. Busca en zonas como el paseo de Begoña, las inmediaciones del Muelle, la Plaza Mayor o la Playa de San Lorenzo (en su zona más próxima a la Iglesia de San Pedro).

Imagen de San Pedro al borde del mar

El otro extremo de esta playa, la más cercana al río Piles, también es una ubicación recomendable, especialmente si visitas la ciudad en primavera o verano; tendrás buenas vistas de Gijón y de la playa y además estarás cerca de varias rutas verdes que te harán disfrutar de unos paisajes increíbles.

Por último, si optas por alojarte en el barrio de Cimadevilla ten en cuenta que sus calles empedradas cierran entre las 21:00 y las 7:00 horas al tráfico y que es una zona habitual de encuentro para los jóvenes que los fines de semana llenan sus sidrerías (o chigres).

QUÉ VER Y HACER EN GIJÓN

Ten por seguro una cosa y es que en Gijón no vas a aburrirte. Además de varias playas (como la del Arbeyal, la del Rinconín, la Playa de Poniente, la de San Lorenzo y algunas más…), la ciudad tiene un bonito centro histórico (y un tanto peculiar) y también una excelente oferta cultural todo el año.  Exposiciones, festivales de música, de cine, obras de teatro, fiestas populares, mercadillos y muchos otros eventos harán muy entretenida tu visita.

Soportales de la plaza mayor Gijón

También tiene un puerto deportivo, parques para toda la familia, un excelente acuariomuseos muy  interesantes (como la casa natal del escritor Jovellanos, las Termas Romanas de Campo Valdés, el Jardín Botánico, el Museo del Ferrocarril). Si a esto le añades el carácter de su gente, amable y hospitalario y una animada vida nocturna, no se puede pedir más…¿no crees?

Vista del Muelle de Gijón con edificios al fondo

Te propongo un bello recorrido por el centro de Gijón. Puedes organizarlo en dos días para disfrutarlo mejor. Uno para conocer el barrio de Cimadevilla, el Muelle, la Plaza Mayor, la Playa de San Lorenzo y el Muro. Y dedicar el día siguiente a visitar algún museo, curiosear por sus bonitas calles comerciales (la calle Corrida, la de los Moros y otras) y llegar hasta la playa de Poniente.

Si aún te queda tiempo te sugiero hacer alguna de sus fantásticas rutas verdes, comer en algún merendero en las afueras o conocer un llagar y ver cómo se elabora la sidra, la bebida asturiana más conocida. Ya verás en seguida que te alejas de la ciudad el paisaje se vuelve cada vez más verde.

Vista de un Hórreo en Gijón

VISITAR EL BARRIO DE CIMADEVILLA

Cimadevilla es el barrio más antiguo de Gijón y está en el cerro de Santa Catalina. Tiene algunos palacios y casonas muy interesantes, como la Casa Natal del escritor y académico Melchor de Jovellanos. Este gijonés que trabajó en la corte de Carlos III y Carlos IV impulsó con fuerza el desarrollo de la ciudad y en Gijón es parte de su historia.

Vista de la plaza de la casa natal de Jovellanos

En las calles empedradas de esta zona aún quedan en pie las casas de algunos pescadores. Enseguida te darás cuenta de que estás en un barrio muy animado. Casi a cualquier hora encontrarás gente tomando algo en sus terrazas,  turistas, transeúntes o estudiantes que viven en la zona y se reúnen en sus plazas para salir.

En la zona más alta se encuentra el Parque del Cerro y la imponente escultura de Chillida El Elogio del Horizonte que hoy en día (y pese a su polémica inicial entre los habitantes) se ha convertido en todo un símbolo de la ciudad. Bajo su imponente estructura se pueden escuchar las olas del mar y en sus inmediaciones tendrás unas magníficas vistas de toda la costa. 

Vista del Elogio del horizonte Gijon

Al bajar del cerro notarás la peculiaridad  de este centro histórico. Si no has consultado antes un plano, has de saber que Cimadevilla es una pequeña península rodeada por el mar y unida a tierra por la franja de la Plaza Mayor. De forma que si una vez abajo miras al mar desde el Ayuntamiento y giras 180 grados volverás a encontrar agua a tus espaldas (el Muelle y los barcos) Esto además de curioso te puede desorientar un poco.

En Cimadevilla también encontrarás lugares emblemáticos como la Plaza del Lavadero, el edificio de la Tabacalera, el Palacio de Valdés, la Casa de Nava, la Capilla de la Soledad, la Torre del Reloj y el magnífico Palacio de Revillagigedo, de estilo barroco y situado en la Plaza del Marqués. Puedes ver su interior si visitas alguna de sus exposiciones.

Palacio de Revillagigedo Gijón

LA PLAZA MAYOR Y EL MUELLE

La Plaza Mayor de Gijón es una bonita plaza empedrada que está a los pies del barrio de Cimadevilla. Aquí están el Ayuntamiento y otros bellos edificios de dos plantas con soportales y arcos al estilo de otras principales plazas de España.

Es un lugar bullicioso que forma parte activa de la vida de la ciudad. Aquí se recibe el Año Nuevo, se da el pregón y tienen lugar varios festivales y conciertos durante el año, como los de la Semana Grande de Gijón cuando se celebran las fiestas en honor a la Virgen de Begoña. Son en el mes de agosto y la ciudad trae muchos grupos conocidos que puedes ver de forma gratuita en una gran oferta cultural, que sorprende cada verano.

Vista de la Plaza Mayor de Gijón

Alrededor de la plaza hay bares y restaurantes donde sentarte a comer o a tomar algo. La Galana, el Restaurante Entre Plazas, Casa Fede o el Café del Indiano suelen estar muy concurridos. Es posible que el olor de los calamares, los fritos de merluza, la fabada o el pastel de cabracho te hayan abierto el apetito…da hambre sólo de pensarlo, ¿verdad?

Además el segundo fin de semana de cada mes se celebra aquí un mercadillo ecológico y artesano donde puedes hacerte con algunos productos de la zona (quesos, chorizos, sidra, dulces, miel)…

Aunque si lo que buscas es llevarte algún recuerdo original, muy cerca de aquí, junto a uno de los arcos que dan al Muelle, encontrarás una tienda genial. En Les Camisetes  venden imanes, sudaderas, delantales, camisetas y otros artículos estampados con simpáticas vacas, botellas de sidra y frases divertidas. Seguro que te va a gustar. 

Arcos de la Plaza Mayor de Gijón

Saliendo por los soportales en dirección a la Plaza del Marqués (donde se encuentra el Palacio de Revillagigedo) verás la estatua de Pelayo que sostiene en sus manos la cruz de la Victoria, el símbolo de Asturias. Pelayo es considerado el fundador de Asturias y el artífice de la Reconquista de España y su estatua es muy querida en la ciudad.

Los gijoneses la disfrazan durante el carnaval, le ponen mascarilla durante la pandemia y la hacen partícipe de cualquier polémica vigente, como la vez apareció sujetando un gran pincho cuando en la ciudad  se criticaba la costumbre de algunos de tomar más de un pincho por consumición de los que se ofrecen en los bares (así que ya sabes, sólo un pinchín por bebida!)

La estatua de Pelayo con mascarilla

Cruzando hacia el Muelle encontrarás una curiosa escultura, El árbol de la sidra. Se instaló aquí en 2013 como parte de una campaña de reciclaje y desde entonces forma parte de la fisonomía de la ciudad. Se necesitaron más de 3.000 botellas para hacerlo y tiene un peso de casi 8 toneladas. De noche una luz interior lo ilumina haciendo hace brillar sus botellas. No querrás marcharte sin hacerle una foto.

Arbol de la Sidra en Gijón

Y frente al árbol, el Puerto Deportivo de Gijón. Tiene cerca de 800 amarres y es otro excelente lugar para darse un paseo. Si dejas a tu izquierda el mar, la línea de edificios que ves a tu derecha delimita el barrio de Cimadevilla.

En esta línea se encuentra la colegiata de San Juan, el edificio de la Oficina de Turismo y poco después la Cuesta del Cholo, otro rincón emblemático de Gijón donde la gente se reúne al atardecer a tomar unas sidras y, si hace sol, a aprovechar sus últimos rayos. Al final de este paseo está el edificio de la Antigua Rula que hoy es un centro de interesantes exposiciones.

Vista de la Antigua Rula de Gijón desde el Muelle

LA PLAYA DE SAN LORENZO

Terminamos este día paseando por la playa de San Lorenzo. Es la playa más conocida de Gijón, aunque no es la única, y en verano atrae a miles de visitantes. Es  la playa más querida por los gijoneses, siempre les parece mejor, más limpia y más bonita que cualquier otra de la ciudad…

Tiene 16 escaleras de acceso y la número 4 es la famosa Escalerona, un punto de encuentro y referencia en la ciudad que distinguirás por su reloj y su bandera ondeando al viento. 

En julio y agosto puedes ver esa bonita estampa de casetas de rayas de colores que se alquilan para tener un lugar donde cambiarse (ya que con la brisa no podrás estar con el bañador mojado mucho tiempo) Y es que esta playa tiene las peculiaridades propias de las playas del Norte, que te recomiendo conocer.

Paseo Marítimo de Gijón

Cuando sube la marea gran parte de la playa queda cubierta por el agua y tendrás que conformarte con verla desde el Muro (que es como llaman al Paseo Marítimo que recorre su bahía) Es un paseo de 3 kilómetros que llega más allá del cruce con el río Piles y que enlaza con una bonita senda que puedes planificar para otro día; la del Cervigón que va hasta la Playa del Rinconín. Y desde el aquí puedes enlazar con la que va hasta la Playa de la Ñora, ya verás qué maravilla de paisajes…

El resto del año la playa de San Lorenzo tiene mucha actividad, gente que se baña desafiando la temperatura del agua en cualquier estación y jóvenes y no tan jóvenes que practican surf a diario. En los últimos años han proliferado las escuelas que imparten cursillos y los niños pueden celebrar sus cumpleaños invitando a sus amigos practicarlo. 

Surferos en la playa de San Lorenzo

Los fines de semana también se juegan partidos de fútbol y voley y cuando termina la temporada de baño se permite pasear con perros por la orilla (entre las escaleras dos y ocho)

EL MUELLE, LA PLAYA DE PONIENTE Y LAS CALLES COMERCIALES

Te propongo seguir descubriendo la ciudad con un bonito paseo que va desde el Muelle hasta la Playa de Poniente. Posiblemente lo harás en una jornada diferente pero puedes incluirlo como te venga mejor.

Comenzando desde el Árbol de la Sidra sigue esta vez el paseo en dirección oeste dejando a tu derecha el mar. Enseguida darás con las letras rojas que llevan el nombre de la ciudad,  Las Letronas (¿no es genial el nombre?…) Son de un bonito color rojo y en los días despejados contrastan con el azul del mar y del cielo. Estoy segura de que vas a hacer más de una fotografía.

Letras de la ciudad de Gijón

En esta zona hay algunas terrazas de lo más agradable para sentarse a tomar algo y disfrutar del atardecer con esa vista de los barcos que siempre resulta tan relajante.

No tardarás en llegar a la Playa de Poniente. Una playa de fácil acceso, poco oleaje y muy cómoda para los que viajan con niños. Tiene grandes zonas de arena seca, a pesar de las mareas, y juegos infantiles donde se entretendrán de lo lindo. También puedes alquilar patinetes, piraguas y practicar otras actividades. Al estar bastante resguardada lo más frecuente es que ondee la bandera verde. 

Muy cerca de esta playa se encuentran el Museo del Ferrocarril y el Acuario. Las dos visitas son muy recomendables  y serán un éxito si quieres entretener a los peques. Apúntatelo en la agenda para los días que llueva o haga frío porque son actividades geniales para toda la familia.

Pez en el acuario de Gijon

Y además de conocer la ciudad, pasear y disfrutar de su gastronomía quizá te quieras ir compras . Pues estás en un magnífico lugar para hacerlo porque Gijón es una ciudad con infinidad de comercios en sus calles. Aquí prima el comercio de barrio y el de las de las tiendas de toda la vida. Te atenderán como hace tiempo no hacían.

La calle Corrida y la de los Moros, las calles Llaneza, San Bernardo, Covadonga y Menéndez Valdés y las inmediaciones del Paseo de Begoña, la Plazuela de San Miguel y la Plaza del Parchís son algunas de las calles más comerciales. Además de las grandes marcas encontrarás pequeñas tiendas de ropa ideales, bisutería, libros, complementos, cosas para la casa y todo lo que puedas necesitar (y también lo que no)…

Vista de la calle Corrida de Gijón

Y es seguro que paseando por la ciudad verás un montón de pastelerías, que merecen una mención aparte. Aunque te hablaré de la increíble cocina asturiana en próximos artículos, es imposible pasear por Gijón sin toparse con alguno de sus escaparates y más aún resistirse a probarlas.

El gusto de Gijón por el dulce se remonta a años y años de tradición en las cocinas donde las recetas de ricos postres como el arroz con leche, los frixuelos (una especie de crepes) y las casadielles (empanadillas rellenas de almendra, anís y nueces) pasaban de una generación a otra.

Postres asturianos

Hoy estamos en una de las ciudades  de España con más pastelerías por habitante así que no te pierdas alguna de ellas. Los bombones de La Playa, los helados y turrones de Verdú, los pasteles y pastas de Punto Caramelo… Esta última tiene dos acogedores locales donde degustarlas. Pide una tartaleta de fresa y un café y disfruta tu momento…

Y hasta aquí nuestros paseos por el centro de esta increíble ciudad. Anótala en escapadas pendientes. Espero que te haya resultado útil el contenido. Si es así, compártelo en redes. Será de gran ayuda!

Nota.- Durante la gestión de la pandemia provocada por el COVID-19 algunos de los lugares mencionados en este artículo han podido sufrir variaciones en horarios y aforos. Dirígete a la página de turismo de la ciudad para mayor información.

Esta entrada tiene 4 comentarios

  1. Monica Lluna

    Que ganas que pase todo para recorrer cada rincón de España y del mundo!!

    1. Carmen H

      Así es, muchas ganas de no parar!
      Saludos!

  2. Montcid

    Buen relato ,no falta detalle, bonito lugar para disfrutar de un buen verano tranquilo ,esperemos que pronto

    1. Carmen H

      Muchas gracias por tus palabras! Gracias por leerme!

Deja una respuesta

¡Comparte en redes sociales!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp